domingo, 10 de mayo de 2009

BACANTES DESPEDAZANDO A PENTEO

El suplicio de Penteo, PompeyaDioniso quiso ser considerado un dios, ya que fue él quien enseñó a los hombres a plantar las vides.
Llegó un día al reino de Tebas, y su rey, Penteo, no quiso celebrar las fiestas en honor a Dioniso.
Penteo acude a escondidas a una de estas fiestas, camuflado entre hojas,y las mujeres (que eran las que solían celebrar este tipo de fiestas en honor a Baco), que estaban borrachas, lo confunden con un animal salvaje y lo descuartizan, siendo su madre quien le corta la cabeza.
La madre de Penteo, Ágave, más tarde, arrepentida de lo que hizo, se suicida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada